El verdadero valor de la ropa que utilizamos

Quienes me conocen saben que me gusta la moda, pero quienes me conocer mejor, saben que no me gusta gastar por gastar y que antes de comprar cualquier cosa hago un estudio de mercado comparando precios, calidad, utilidad y un sinfín de etc.  Sí, soy una chica tacaña, o al menos eso dicen en mi casa. Aunque no les miento, algún día me permito un capricho y puedo comprar aquello que me gusta sin hacer un análisis riguroso de mi compra. Lo cierto es que luego puede suceder que me sienta mal conmigo misma y me cuestione ¿si he malgastado mi dinero?

Bueno cada uno tiene su manía. Crecí en un hogar donde sólo nos compraban ropa nueva para fechas importantes, es decir, el uniforme del colegio el cual  se utilizaba hasta más no poder, el 25 y  31 de diciembre y 1 de enero. En ocasiones nos ponían la ropa del día 25 el día 31, pues aún estaba casi nueva, sin embargo, la ropa del día primero tenía que ser nueva, era el primer día del año y en el barrio todos lucíamos nuestras mejores galas. Si la situación económica era muy buena el 6 de enero también se estrenaba. No sé porque pero recuerdo con felicidad aquella época.

Aunque durante mi infancia el resto del año era un poco traumático, porque siempre heredaba la ropa de prima (Catalina) quien tenía mejor condición económica que yo. No les voy a negar que la esperara con mucho agrado y felicidad porque para mí eran ropa nueva. En fin creo que esa es la causa actual de mi comportamiento antes de comprar cualquier prenda de vestir.

¿Qué porque les cuento esto?  Porque en días pasados quedé con unos amigos y me dijeron que le gustaba mucho mi outfit, ese mismo fui a buscar a mi hija a casa de una de sus amigas y su madre me dijo qué bonita estás.  Me dije internamente: si supieran que llevo ropa de segunda mando, vintage, del outlet y una camisa regalada. ¡Wao! que bien se siente estar bonito sin necesidad de hacer una gran inversión económica. No digo con esto que mi ropa sea de mala calidad.

Según mis vivencias puedo decir que España es un país muy consumista. Habitualmente las personas compran ropa en todas las rebajas de las diferentes estaciones del año, a veces sin necesidad alguna, solo porque están en rebajas, porque es la última tendencia de la moda o para tenerla por si en un futuro se llega a necesitar.

Sin darnos cuenta le estamos haciendo un daño al planeta y aunque parezca un cliché, tenemos que ser más consciente y comprar solo lo que necesitamos, regalar lo que no utilizamos o hacer un trueque con esa prenda que nos gusta pero no queremos dejar ir.

Por mi actitud me he convertido en una especie de comercial o personal shopper sin fines de lucro Muchas personas se acercan a mí y me regalan ropa  de diferentes edades, ropa de niño, niña, mujer, hombre, etc. Ellos me dicen que yo la haré llegar a una persona que la necesite, y ciertamente es así. Cuando me regalan cualquier cosa siempre pienso ¿A quién le podría venir bien esto? Mayormente acierto. Sé que no necesito lucrarme, porque mi mejor alegría es saber que estoy ayudando a otros a donar lo que no necesitan, ayudo a quienes reciben la ropa y a la vez ayudo al planeta.

Nunca olvidaré un día que trabajaba en una empresa donde asistían personas de clase alta y una señora se acercó con pena y me dijo, sabes me estoy mudando y tengo algunas prendas que me gustaría regalarte, si la aceptas, en un tono de voz tímido. Es que no la quiero llevar a un ropero ni dejarla en la iglesia, es ropa buena y sé que tú la vas a saber lucir. Sin pena alguna me acerqué a su casa y fue tanta la ropa que me regaló que tuve que tomar un taxi para llegar a mi casa. No me da pena decirlo, porque parte de esa ropa fue utilizada por otras personas de mi entorno. Ese día fue tanta mi alegría y sentí que toda la ropa de la que carecí en mi infancia había llegado en el momento oportuno para enseñarme que no somos más felices por tener más, sino por lo que hacemos con aquello que tenemos.

Outfi sostenible

Le comparto mi outfit, los precios y lugares donde adquirí la ropa por si les es de utilidad.

1- Bolso vintage. Era de mi suegra de cuando ella era joven.

2-Pantalón y chaleco de la tienda de segunda mano Humana, me costó cada pieza menos de 5€.

Ojo solo compro en estás tiendas cuando hay rebajas porque en las ocasiones normales venden cosas que las puedes encontrar nuevas a menor precio, lo he vivido en varias ocasiones. Una vez compré un jersey usado para mi hija en 6€ y ese mismo día vi el Jersey nuevo en rebajas a 4€.

A finales de las rebajas ellos ponen un día de todo a 1€, eso sí llega temprano y bien comido porque puedes encontrar muchas cosas de oportunidad, pero debes saber buscarlas.

3-Camisa, un regalo.

4-Las gafas son de mango, 15.99€. Me gustan y hacen su función.

5-Las zapatillas son lo mejor. Son de la Marca Kelvin Klein valían 99€ y la adquirí por 12€ en el Centro de Oportunidades del Corte Inglés de Sol. Este lugar es una caja de sorpresa puedes ir y no ver nada interesante y puedes ir solo a mirar y encontrar gangas como esta.

A mi me gusta ir a por los zapatos a los outlets del Corte Inglés, mayormente encuentro zapatos de calidad a buen precio.

6-Finalmente los pendientes, los compré en el mercadillo que se realizó en Nuevo Baztán a 1€. Son muy cómodos, puedo dormir con ellos. Con su compra se ayudaba a la ONG ACUNR que presta a auxilio a los animales en desamparo.

¿Para ti cuál es el valor de la ropa que utilizas?

Foto: Naftali Heredia

Localización: El Pardo, Madrid.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: